Prolapso de Organos Pélvicos

El prolapso de órganos pélvicos (POP) es común en muchas mujeres. La buena noticia es que hay maneras de tratarlo, pero primero averigüemos qué significa.

Prolapso de Piso Pélvico

El piso pélvico es un grupo de músculos que forman una especie de “hamaca” a través de la abertura pélvica que mantiene los músculos pélvicos en su lugar. Cuando esta hamaca se debilita, se estira o se rasga, los órganos pélvicos pueden deslizarse fuera de lugar y crear bultos en la vagina. Esto es el POP. Hay varios tipos diferentes de prolapso: de útero, cúpula vaginal, vejiga, rectal, intestino delgado y uretral.

Síntomas

El prolapso uterino leve generalmente no causa signos ni síntomas. Los signos y síntomas del prolapso uterino de moderado a grave incluyen:

  • Sensación de pesadez o de tirón en la pelvis
  • Tejido que sobresale de la vagina
  • Problemas urinarios, como pérdidas de orina (incontinencia) o retención de orina
  • Problemas para evacuar los intestinos
  • Sensación de estar sentada sobre una pelota pequeña o como si algo cayera de tu vagina
  • Problemas sexuales, como por ejemplo una sensación de aflojamiento del tono del tejido vaginal. Los síntomas generalmente son menos molestos por la mañana y empeoran a medida que avanza el día.

Tratamiento

Suspensión de ligamento uterosacro – Esto se realiza a través de la vagina utilizando tus propios tejidos. Si tienes problemas de incontinencia urinaria, se puede realizar un procedimiento para prevenirla simultáneamente.

Fijación sacroespinosa – Este procedimiento también se realiza a través de la vagina. Las puntadas se colocan en un ligamento fuerte en la pelvis (el ligamento sacroespinoso) y luego en el cuello uterino y la cúpula vaginal. Eventualmente, estas puntadas son reemplazadas por tejido cicatricial, que luego sostiene la vagina o el útero. Esto a menudo se combina con una histerectomía vaginal y/u otros prolapsos o incontinencia urinaria de esfuerzo.

Colporrafia – También se realiza a través de la vagina, este procedimiento repara la vejiga o el prolapso rectal al reforzar o reparar tus propios tejidos.

Sacrocolpopexia – Esto implica fijar la cúpula vaginal al sacro mediante el uso de una malla quirúrgica. Esto se puede hacer laparoscópicamente, utilizando un sistema asistido por robot o mediante cirugía abdominal abierta.

Debes saber que no estás sola. De hecho, aproximadamente un tercio de todas las mujeres se verán afectadas por el prolapso o condiciones similares en su vida. Y no tengas miedo de ser completamente abierta con tu médico acerca de tus síntomas. Es importante que tenga todos los datos para darte un diagnóstico preciso, con el fin de avanzar con un plan de tratamiento eficaz.

drwillianferrer.com