Estimado paciente:
Si padece el síndrome de dolor pélvico crónico (CPPS), no es usted el único. Este síndrome afecta a millones de hombres, en su mayoría de entre 35 y 45 años. La buena noticia es que, en función de la causa, actualmente hay disponibles diversas posibilidades terapéuticas.

Un tratamiento probado es la terapia con ondas de choque extracorpóreas (ESWT). Con este método, la próstata y el suelo pélvico se tratan desde el exterior con ondas de choque. La terapia es sencilla, sin complicaciones, puede repetirse en cualquier momento y no tiene prácticamente efectos secundarios, como han demostrado algunos estudios. (1,2)

En este folleto encontrará información sobre la terapia con ondas de choque y sobre cómo esta puede ayudarle. Si tiene dudas, estaremos encantados de atenderle. 

Síndrome de dolor pélvico (CPPS)

El síndrome de dolor pélvico crónico (CPPS) o prostatitis crónica abacteriana se caracteriza por el dolor en la zona del suelo pélvico. Otros síntomas son trastornos de vaciamiento vesical (dificultades de micción) sin evidencia de una infección de las vías urinarias. Algunos de los pacientes también padecen de disfunción eréctil.

Hasta ahora, no se conocen con exactitud las razones que conducen al desarrollo de esta en- fermedad. Aunque las inflamaciones previas de la próstata podrían influir. La próstata parece estar significativamente envuelta en la enfermedad, así como los músculos, nervios y órganos vecinos.

Antes de tratar el síndrome de dolor pélvico, su médico debe descartar todos los demás diagnós- ticos posibles que puedan dar lugar a molestias similares.

El tratamiento del CPPS

Durante la terapia con ondas de choque extra- corpóreas (ESWT), la próstata y el suelo pélvico
se tratan con ondas de choque. En un estudio realizado en 2009(3), todos los pacientes mostraron una mejora estadísticamente significativa del do- lor, la calidad de vida y las condiciones de micción después de la ESWT en comparación con el grupo de placebo.

Otro estudio 2 demostró que la ESWT es un tratamiento seguro y temporalmente eficaz para el CPPS. Una sesión suele durar unos 15 minutos. Por término medio, se necesitan entre 4 y 8 sesiones en función de la gravedad y la respuesta a la terapia.

Qué son las Ondas de Choque?

Las ondas de choque son ondas sonoras audibles de alta energía. En medicina, se utilizan con éxito desde 1980 para el tratamiento de numerosas enfermedades, por ejemplo en la terapia del dolor ortopédico.

Las ondas de choque se generan »extracorpó- reamente«, es decir, fuera del cuerpo, y luego se introducen en el organismo con un dispositivo terapéutico donde producen sus efectos. Por eso el método se llama terapia con ondas de choque extracorpóreas. Dependiendo del área de aplicación, se utilizan ondas de choque de dosis alta o baja.

Una gran ventaja de esta opción terapéutica es que, en gran medida, no presenta riesgos, dolor ni efectos secundarios.

Estimado paciente:
Sufrir de una disfunción eréctil no es nada raro: la enfermedad afecta a millones de hombres.
La buena noticia es que ahora hay opciones terapéuticas efectivas dependiente de las causas.

Las enfermedades vasculares figuran entre las causas más frecuentes de una disfunción eréctil. Un método relativamente nuevo e innovador para tratar una disfunción eréctil causada por una enfermedad vascular es el tratamiento con ondas de choque extracorporales (ESWT por sus siglas en inglés). Este tratamiento no causa dolores y a menudo se nota una mejora de la capacidad eréctil después de pocas semanas ya.

En este folleto Ud. encuentra informaciones acerca del tratamiento con ondas de choque y cómo este tratamiento puede ayudarle. Si tiene alguna pregunta, no dude en contactarnos.

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es un trastorno sexual muy común. Durante un período largo, los hombres afectados no pueden lograr o mantener una erección lo suficientemente firme a pesar de una excitación sexual. Disfunciones eréctiles pueden claramente perjudicar la calidad de vida de los afectados y sus parejas.

Causas y terapia

La enfermedad puede tener causas físicas y psíquicas. Una causa muy frecuente es el flujo sanguíneo insuficiente en el pene la cantidad de sangre en los cuerpos cavernosos ya no basta para una erección satisfactoria. En tal caso se habla de una disfunción eréctil vascular.

Muchas veces se suministran medicamentos
en el curso del tratamiento. Sin embargo, estos medicamentos a menudo no logran el efecto deseado. El llamado tratamiento con ondas de choque extracorporales – ESWT por sus siglas en inglés – se presenta como una alternativa.

Ondas de choque para tratar la disfunción eréctil

Desde el año 2010, el tratamiento con ondas de choque extracorporales se ha empleado también para tratar la disfunción eréctil vascular. Las ondas de choque son aplicadas a diferentes puntos del pene con una dosificación de baja intensidad.
El tratamiento es sencillo y no necesita anestesia.

Mejoramiento del flujo sanguíneo

El tratamiento causa una sensación en el tejido que estimula la generación de nuevos vasos sanguíneos en el cuerpo cavernoso. Eso lleva a un flujo de sangre más intenso en el pene y, consecuentemente, mejora la capacidad eréctil.

El tratamiento dura normalmente unos 15 minutos. Dependiente de la gravedad de la enfermedad
y la reacción al tratamiento, se necesitan entre
6 y 10 sesiones terapéuticas de promedio.

Estimado paciente:
Si padece induración plástica del pene o enfermedad de La Peyronie, no es usted el único. Esta enfermedad afecta a millones de hombres. La buena noticia es que, en función de la causa, actualmente hay disponibles diversas opciones terapéuticas para reducir el dolor.

Un tratamiento probado es la terapia con ondas de choque extracorpóreas (ESWT). Con este método, se aplican ondas de choque desde el exterior al punto de dolor.

En este folleto encontrará información sobre la terapia con ondas de choque y sobre cómo esta puede ayudarle. Si tiene dudas, estaremos encantados de atenderle.

Induración plástica del pene

La induración plástica del pene (IPP), también conocida como enfermedad de La Peyronie, es una enfermedad adquirida y generalmente progresiva del pene. La mayoría de los hombres afectados la detectan mediante la palpación de nódulos inflamados (llamados placas) bajo la piel del pene. A medida que la enfermedad avanza, el dolor puede producirse con o sin erección. Además, la erección provoca una curvatura del pene que dificulta o incluso imposibilita las relaciones sexuales.

Causas

Actualmente se supone que, en determinadas con- diciones, pueden desarrollarse depósitos excesivos de tejido conjuntivo en la túnica albugínea, normal- mente muy elástica, del cuerpo cavernoso del pene. Debido a esta acumulación excesiva en la túnica albugínea del cuerpo cavernoso, se forman placas de tejido conjuntivo.

Terapia con ondas de choque para la IPP

En el tratamiento de la IPP se aplican ondas de choque extracorpóreas a los puntos del pene
en los que se concentra el dolor. En un estudio piloto1, se trató el pene sin erección con ondas de choque una vez a la semana durante un periodo de cinco semanas. Al cabo de este tiempo, el dolor durante la erección disminuyó.

Otros estudios 2,3 sobre la IPP también mostraron resultados positivos en relación con el alivio del dolor en el pene.

Una sesión suele durar unos 20 minutos. Por tér- mino medio, se necesitan entre 2 y 8 sesiones en función de la gravedad y la respuesta a la terapia.